Consejos de salud para las vacaciones

Consejos de salud para verano

Consejos de salud para las vacaciones

Las vacaciones son para relajarse, rejuvenecer y despejarnos. Pero ¿qué ocurriría si en plenas vacaciones te pusieras enfermo? Uno de los trastornos más comunes en esta época son los digestivos. Por ello, aquí te dejamos algunos consejos para que tus vacaciones sean los más saludables posibles.

 Antes de partir

Lee, consulta y solicita información sobre el destino en el que vas a pasar tus vacaciones. Así, podrás hacerte una idea de dónde poder ir. Internet te proporciona vías para poder investigar sobre tu lugar de destino, aunque también puede contártelo un amigo o familiar que haya estado recientemente en el lugar de destino.

Evita riesgos innecesarios

Es importante que con cierta antelación a tu viaje (tres meses sería lo ideal) visites a tu médico de cabecera y le consultes sobre las vacunas necesarias, en caso de que así fuera. No es aconsejable hacerse todas las vacunaciones de una sola vez, ya que algunas ellas pueden no ser compatibles entre sí.

Las vacunas más comunes son la hepatitis A, el tifus, la fiebre amarilla y el cólera. En zonas de mayor riesgo, son recomendables las vacunas contra la rabia, tuberculosis, la hepatitis B, y encefalitis. También debes prestar atención a la vacuna del tétanos y de la polio.

Debes recordar, que existen medicamentos tales como las pastillas contra la malaria que deben ser tomadas al menos una semana antes de salir de viaje, durante toda la estancia en el extranjero, así como durante un período de tiempo tras tu regreso.

La Dra. Paula Franklin, del equipo de dirección Médica de Bupa, advierte que “las pastillas anti-malaria han sido motivo de debate frecuentemente debido a sus efectos secundarios. De todas maneras, esta controversia se torna secundaria frente al hecho de que, sin una protección adecuada, la malaria puede llegar a ser mortal”. Añade que “la mejor protección es evitar que te piquen los mosquitos que transmiten la enfermedad, para lo que son básicos un repelente de mosquitos así como el uso de red protectora en casos de riesgo”.

Si reservas de última hora, o tienes que partir sobre la marcha, y te preocupa saber de qué debieras vacunarte, tu médico de cabecera es la persona que mejor puede decirte qué tienes que hacer

Mientras estás de viaje

La Dra. Franklin afirma que es fácil sufrir una infección estomacal (habitualmente causada por la bacteria E-coli) y mucho más en países con saneamientos e higiene alimentaria deficientes. Sus consejos clave son:

  • Utiliza agua embotellada en todo momento, incluso para lavarte los dientes.
  • Evita los cubitos de hielo así como las ensaladas. Toma fruta que puedas pelar tú mismo.
  • No compres alimentos a vendedores ambulantes ni comas en restaurantes que no tengan una presencia muy higiénica.
  • El marisco y la carne poco hecha son las fuentes más comunes de infección. Asegúrate de que toda la comida que ingieres ha sido cocinada a fondo.

¿Qué hacer si enfermas?

En el caso de sufrir trastornos digestivos, lo recomendable es descansar y beber abundante líquido, así como los tratamientos de rehidratación, tales como una combinación de azúcar, sal y agua. No se aconseja comer comidas picantes o que contengan especias. Si los síntomas empeorasen a lo largo de tres o cuatro días, se debe consultar al médico.

En el caso de que sufras quemaduras solares leves, tanto la loción de calamina como el yogur y duchas o baños de agua fría pueden ayudarte a enfriar la piel. En el caso de que las quemaduras sean de mayor grado o gravedad, debe acudir al médico. Si le interesa saber más sobre esto último, le recomendamos que lea el artículo “El cuidado de la piel”. Enlace disponible aquí: Cuidados externos e internos de la piel en verano

Viaja seguro

Se aconseja tener un seguro de viajes adecuado o un seguro de salud que cubra la atención sanitaria en el extranjero. Sanitas ofrece esta cobertura en sus seguros de salud.

Redactado por www.sanitas.es bajo la supervisión médica del Dr. Ignacio Orive.
CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc… que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.