Los componentes del humo del tabaco.

Los componentes del humo del tabaco

Los componentes del humo del tabaco.

Además de la nicotina, el humo del tabaco que se inhala con cada bocanada contiene al menos 4.865 sustancias, entre las que figuran numerosas toxinas y carcinógenos:

Sustancias carcinógenas

Alquitranes: Es un componente del asfalto con el que hacen las carreteras y actúa dañando el núcleo celular, lo que favorece la aparición de patologías tumorales. Uno de sus componentes, la creosota, es especialmente carcinógeno.
Cloruro de vinilo: Está presente en todos los elementos plásticos que se utilizan en la construcción (ventanas, tuberías, etc.)
Polonio 210: Es una sustancia muy tóxica e incluso radiactiva.
Benzopireno: Es un hidrocarburo que contienen algunos alimentos, como las carnes y el pescado.
Benceno: Es un componente natural del petróleo crudo. Se utiliza en la fabricación de plásticos, resinas tinturas, detergentes o pesticidas.
Formaldheido: Se utiliza para la conservación de cadáveres y tejidos.
Uretano: Se encuentra en algunos componentes de los vehículos, como los salpicaderos y se una en la fabricación de embalajes.
componentes del humo del tabaco

Gases venenosos

Monóxido de carbono: Lo producen los tubos de escape de los vehículos o las estufas de butano y las calderas de calefacción.
Ácido clorhídrico: Es altamente tóxico, hasta el punto de utilizarse en la fabricación de armas químicas.
Butano: Se consume habitualmente en muchos hogares españoles (estugas, cocinas, etc.)
Metanol: Se produce en los basureros por degradación de la materia orgánica acumulada.
Amoniaco: A parte de utilizarse en la limpieza del hogar, es un componente de algunos pesticidas.
Disolventes: Entre ellos tolueno y acetona. Sus vapores son tóxicos, especialmente si se aspiran durante largo tiempo.
Ácido sulfhídrico: Se encuentra en el petróleo crudo y en el gas natural y es altamente tóxico.

Metales tóxicos

Cadmio y níquel:Se utiliza en la fabricación de pilas.
Cromo y plomo: Hay que considerar que las tuberías de plomo se han eliminado en la construcción por su elevada toxicidad.
Arsénico: Veneno presente en los raticidas.

Sustancias oxidantes

Destacan los radicales tóxicos del oxígeno, el monóxido de nitrógeno y el óxido de azufre. Los dos últimos desempeñan una papel muy importante en la aparición de las enfermedades pulmonares, ya que causan la oxidación e inflamación de las paredes de bronquios y alveolos, produciendo bronquitis crónica y enfisema pulmonar.
Son tan sólo unas pocas de las 4.685 sustancias diferentes que se inhalan con el humo del tabaco y que son altamente tóxicas, tanto para los tejidos del sistema respiratorio y circulatorio como para las células del conjunto del organismo humano.

Consulta con los especialistas de nuestro cuadro médico si tienes dudas o quieres más información al respecto.

¡¡Recuerda!! Si te pareció interesante, síguenos en Facebook o Twitter!!