¿Por qué no adelgazo?

Porque-no-adelgazo-

¿Por qué no adelgazo?

No ponerse en manos de un especialista (endocrinólogo) cuando se desea adelgazar es una de las razones más frecuentes por las que no se adelgaza cuando se intenta seguir una dieta para perder peso. De hecho, una dieta personalizada con un plan de ejercicio y un seguimiento continuado de los progresos realizados por parte del médico garantizan en la mayoría de los casos que se va adelgazar.

Si no se hace así las posibilidades de adelgazar se reducen, pues son numerosos los aspectos a tener en cuenta. No hay que olvidar que la parte más importante de un programa de adelgazamiento es la reeducación de la personas en cuanto a la alimentación se refiere de modo que siga durante el resto de su vida una dieta equilibrada y realice ejercicio regularmente. De lo contrario, el efecto yo-yo está asegurado y se recuperará el peso perdido.

Los fallos de quienes quieren adelgazar sin ir al médico pueden ser muy numerosos:

  • Comer poco: no es suficiente, pues el cuerpo se acostumbra y se ralentiza el metabolismo para consumir el mínimo de calorías. Luego, cualquier alteración de la dieta hace las calorías se acumulen e incluso se llegue a ganar peso.

 

  • Contar mal las calorías: para perder peso hay que consumir más calorías de las que se ingieren. Así de sencillo. Por pocas calorías que se aporten con la alimentación, si no se realiza la actividad necesaria para quemarlas (esas y más) entonces el balance continuará siendo positivo y se puede también ganar algo de peso. Hay que hacer ejercicio, además de seguir una dieta.

 

  • Número de comidas: lo habitual es que comamos tres veces al día e incluso menos. Sin embargo todos los expertos recomiendan que se realicen al menos cinco, repartiendo entre ellas los diferentes tipos de alimentos contemplados en la pirámide alimenticia. La razón de esta recomendación es que pase poco tiempo entre una comida y otra y no se llegue a la siguiente con demasiada hambre.

 

  • No hay alimentos prohibidos: todos los nutrientes son necesarios, incluidas las grasas saturadas, siempre que se tomen en la proporción y cantidad recomendadas. Se puede reducir la ingesta de determinados nutrientes, pero en ningún caso eliminarlos.

 

  • Dormir poco: el sueño es importante. Dormir poco o mal genera estrés y ansiedad al día siguiente, lo que puede llegar a interferir con la dieta propiciando comer entre horas y alimentos con alto contenido calórico.

 

  • Bebidas: la recomendación es beber solo agua, pero si se toman otras bebidas conviene fijarse en la cantidad de calorías que se ingiere para restarlas de los alimentos. Si no, el balance de calorías puede romperse y transformarse en peso añadido para el cuerpo.

 

  • Productos light o sin azúcar: esta es la trampa de los edulcorantes que se utilizan para sustituir el azúcar, por ejemplo, en las bebidas etiquetas como light. Estudios recientes han demostrado que estos edulcorantes generan ansiedad y hacen comer más.

 

  • Enfermedades: las alergias, algunas enfermedades metabólicas y alteraciones digestivas pueden favorecer el hecho de que no se pierda peso. El endocrinólogo las buscará antes de establecer un plan de adelgazamiento y podrá tratarlas convenientemente o tener en cuenta el problema.

 

  • La edad: con el paso de los años se empieza a perder músculo y ganar grasa. Es una consecuencia natural del proceso de envejecimiento y en el que la práctica o ausencia de ejercicio físico tiene mucho que decir.

 

  • Sedentarismo: el ejercicio físico regular durante el plan de adelgazamiento -y también después- es fundamental.  Las dietas sin ejercicio, en el mejor de los casos acaban en un efecto yo-yo inmediato al concluirlas.

Consulta con nuestros asesores para más consejos sobre nutrición. Consulta todos nuestros Servicios de Salud.

Recuerda!! Si te pareció interesante, síguenos en Facebook o Twitter