Posibles Dolencias PostVacacionales

Posibles-Dolencias-PostVacionales

 

Posibles Dolencias PostVacacionales

Tras la vuelta de las largas vacaciones del verano y al empezar las también “eternas” jornadas laborales en la oficina, no es extraño experimentar algunas molestias o dolencias postvacacionales, en el cuello y la espalda principalmente.

Son muchos los factores que influyen en las patologías más habituales en el entorno laboral, entre otros, el sector laboral, la responsabilidad en la organización, la formación, la inexperiencia así como, obviamente, el puesto de trabajo y el tipo de tareas que el trabajador desarrolle.

Entre las patologías más frecuentes encontramos: las alergias, las afecciones respiratorias, las oftalmológicas, las anímicas (ansiedad y depresión) y las de tipo osteomuscular.
Éstas últimas están teniendo últimamente una incidencia creciente en la sociedad occidental afectando a las estructuras músculo esqueléticas y óseas, destacando hernias discales y ciáticas.

Por otro lado, diversos estudios demuestran que existe una relación entre una variedad de estados de salud y el aumento de riesgo de posibles afecciones osteomusculares, entre otros, la obesidad, la hipertensión, el estrés, el tabaquismo, el embarazo o la edad avanzada.

Para hacer frente a estos aspectos se presenta la ergonomía, cuyo objetivo es la adaptación de los productos, herramientas, tareas y entorno, a la capacidad y necesidades de las personas, con el fin de mejorar la eficiencia, el bienestar y la seguridad del trabajador.

No en vano, la ergonomía es una de las actividades principales de las empresas especializadas en la prevención de riesgos laborales, como es el caso de Previlabor, empresa perteneciente al Grupo Sanitas.

En el ámbito del trabajo de oficina, básicamente sentado frente a un ordenador, son muy frecuentes una serie de dolencias que la ergonomía trata de evitar. No en vano, un estudio de la sección de Ergonomía del Instituto de Biomecánica de Valencia revela que el 25% de las bajas en oficinas se debe a las malas posturas en el desempeño laboral y al sobreesfuerzo que ello conlleva.

Siéntete mejor. Siéntate mejor

Problemas de la vista / Dolores de cabeza

La fatiga visual suele deberse a una combinación de causas físicas propias del trabajador, del tipo de trabajo y del puesto de trabajo. Al permanecer largo tiempo frente al ordenador, se pierde capacidad de enfoque por lo que se tiende a forzar la vista, sentando las bases del futuro dolor de cabeza.

La mejor prevención es conseguir una buena pantalla de ordenador y evitar que se vea afectada por reflejos, ya que provocaría un sobreesfuerzo a la hora de enfocar.

Es importante la iluminación homogénea del despacho o las instalaciones, evitando en todo momento que en el entorno exista menos luz que la que desprende la pantalla de ordenador. Tampoco es recomendable situar una pantalla frente a una ventana, debido a la incidencia de la luz solar y el acentuado contraste que ésta provoque con la pantalla.

Es aconsejable retirarse de la pantalla como mínimo quince minutos cada dos horas de trabajo frente al ordenador.

También se recomienda el parpadeo frecuente así como fijar la vista periódicamente (durante 5 ó 10 segundos) en el objeto más distante posible.

Problemas de cuello y espalda

La acumulación de horas con la misma postura frente al ordenador hace que el cuello y la espalda se vuelvan rígidos y duelan.

Mantener una postura correcta, corregir las deficiencias ergonómicas del puesto y hacer movimientos recuperadores son la clave para prevenir las dolencias provocadas por los trabajos sedentarios.

Se ha comprobado que la posición del tronco es de vital importancia, ya que trae consigo la inclinación del busto, causando una destacada presión intervertebral en la zona lumbar y afectando consecuentemente a dicha zona de la columna vertebral.

Por otro lado, una incorrecta inclinación de la cabeza (más de 30º, por tener la pantalla excesivamente alta o baja) provoca la fatiga muscular de la nuca.

Por otra parte, la inmovilización corporal puede provocar contracturas musculares. Dicho estatismo es más pronunciado cuanto más forzada sea la postura y cuanto menor sea el número de apoyos existentes que alivien la tensión muscular.

Es básico que el puesto de trabajo sea adaptable al trabajador, siendo ideal la máxima flexibilidad de la regulación de los elementos del puesto (mesa, silla, cajonera, teléfono, atril,¿) para su ajuste a las dimensiones corporales y a las preferencias personales.

Problemas de muñeca y brazo

La repetición de movimientos y las posturas artificiales a las que obliga el trabajo con el ordenador (a través del teclado y el ratón) suelen provocar una serie de trastornos traumáticos de orden acumulativo, entre los que destaca el síndrome del túnel carpiano.

Otras manifestaciones muy comunes son la tendinitis y la tenosinovitis.

El citado túnel carpiano es una corredor situado en la base de la muñeca, que es atravesado por diversas estructuras desde el brazo a la mano: entre ellas, los tendones y el nervio mediano encargado de transmitir los impulsos nerviosos a la mano y de regir algunos músculos de los dedos.

El síndrome se produce al inflamarse los tendones que pasan por dicho túnel, por lo que se comprimirán tanto el nervio mediano como los vasos sanguíneos que lo alimentan. Sus manifestaciones más comunes son las molestias, el entumecimiento y el hormigueo en manos (principalmente los tres primeros dedos y el pulgar), brazos y muñeca.

Una simple molestia puede convertirse con el tiempo en un caso crónico en el que el movimiento y la coordinación de la mano quedan limitados.

Para prevenir el citado síndrome es básico que el teclado se encuentre a la misma altura de los brazos, quedando éstos paralelos al suelo. Asimismo, al teclear, las muñecas no deben reposar sobre la mesa ni sobre el teclado.

El síndrome del túnel carpiano suele tratarse con inmovilización durante unas tres semanas, siendo la cirugía una opción para casos rebeldes. Dicha intervención quirúrgica consiste en realizar una pequeña incisión en la muñeca para cortar el ligamento carpial y retirarlo del nervio para aliviar la presión.

Recomendaciones para una postura correcta

  • Cabeza erguida, cuello recto y hombros relajados.
  • Antebrazos y brazos en posición 90º.
  • Codos pegados al cuerpo.
  • Espalda y muslo en ángulo de 90º.
  • Antebrazos, muñecas y manos en línea recta.
  • Muslos y piernas en ángulo de 90º.
  • Pies sobre el suelo o sobre reposapies.
  • Ratón junto al teclado.
  • Zona superior del monitor al nivel de los ojos.

Cuidar la salud es muy importante. Así que ya seas administrativ@, mécanic@, ingenier@, estilista, camarer@, enfermer@, etcétera te invitamos a Consultar nuestras Ofertas exclusivas para cada Colectivo Profesional,

Recuerda!! Si te pareció interesante, síguenos en Facebook o Twitter.